91 663 79 20 - Horario L-V 9:00-17:00 Acceso a portal cliente

ESPECIES A COMBATIR EN EL CONTROL DE PLAGAS

El entorno urbano creado por el hombre forma un ecosistema propio en el cual comparten hábitat numerosas especies. El equilibrio entre las distintas poblaciones es inestable y a menudo entran en competencia. Las especies han de compartir a menudo el mismo nicho ecológico, pero la presencia del hombre en un determinado locus determina qué condiciones mínimas ha de reunir una zona para ser habitable.

Dos de los factores a tener en cuenta son la densidad de población de las especies que comparten este ecosistema y la función que desempeñan en él. Por ejemplo, las ratas juegan un importante papel en el sistema de aguas sanitarias ya que contribuyen a reducir los desechos generados por el hombre pero, si su población no se controla, el papel simbiótico desaparece y comienzan a representar un peligro sanitario para los ciudadanos.

Plaga se define como la planta o animal que daña o destruye algo con valor para el hombre. Aplicado en el entorno urbano, las plagas son consideradas aquellas especies cuyas elevada densidad poblacional genera riesgos a la población de un determinado núcleo o merma su calidad de vida.

El control integrado se basa en las premisas de respeto al medio ambiente y vigilancia y control de las especies cuya desmedida proliferación puede afectar a los ciudadanos. Este control debe exigir la racionalización de las medidas (tanto de ordenación del medio como de control químico), en aras de alcanzar el equilibrio con el medio natural en el que nos desenvolvemos.

A continuación se describen los aspectos biológicos fundamentales de los vectores más frecuentes en el entorno urbano:

Medidas Preventivas

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone