91 663 79 20 - Horario L-V 9:00-17:00 Acceso a portal cliente

Las cucarachas (Blatodeos) son un grupo de insectos original de ecosistemas tropicales que han colonizado otras latitudes menos templadas gracias a las condiciones favorables generadas por la actividad humana. Nuestro desarrollo ha generado de manera indirecta hábitats artificiales (viviendas con calefacción,  electrodomésticos que emiten calor, el sistema de alcantarillado) para estos animales en los que la temperatura cálida, el grado de humedad constante y la acumulación de alimentos son los principales factores que posibilitan su supervivencia.

Estos insectos de hábitos nocturnos son omnívoros que en el medio urbano se alimentan básicamente de alimentos en descomposición (desperdicios).  Los daños que causa no se deben, sin embargo, al consumo de alimentos sino a la contaminación de estos con un olor característico que producen las cucarachas y que cambia el sabor de los alimentos. Además, tanto en la superficie de su cuerpo como en el interior de su organismo poseen microorganismos patógenos que transmiten diferentes enfermedades en las personas (diferentes formas de gastronteritis, disentería y salmonelosis).

Control de plagas: cucarachaPor esto es importante su control aunque este requiere de una amplia experiencia y conocimiento ya que algunas cucarachas desarrollan resistencia frente a determinados productos químicos.

De las 3.500 especies identificadas sólo tres habitan en España distribuyéndose principalmente por  la red general de alcantarillado e instalaciones hosteleras, edificios y viviendas particulares. Estas especies son: la cucaracha negra (Blatta orientalis), la cucaracha alemana (Blatella germanica) y la cucaracha americana (Periplaneta americana).

Cucaracha alemana (Blatella germanica).

Cucaracha americana (Periplaneta americana).

Medidas preventivas de los Blatodeos.

Volver al índice del manual de plagas.

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone
x Shield Logo
Este sitio es protegido por
The Shield →