91 663 79 20 - Horario L-V 9:00-17:00 Acceso a portal cliente
abeja-nicotinoides

La CE aprueba restricciones en el uso de neonicotinoides para proteger a las abejas

abeja-nicotinoidesFinalmente, y con el apoyo de 15 Estados Miembros,  la Comisión Europea ha aprobado una propuesta para restringir el uso de tres pesticidas de la familia de los neonicotinoides, la clotianidina, el imidacloprid y el tiametoxam, durante un periodo de dos años, con el objetivo de conseguir una mejor protección para las abejas.

 

Quince Estados Miembros, entre ellos España, respaldaron la propuesta de la Comisión Europea, que se basa en un informe científico de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), en el que se relaciona el uso de los insecticidas neonicotinoides con la alta mortalidad de las abejas.

La decisión, basada en un principio de precaución, restringe, durante al menos dos años, el uso de los insecticidas sistémicos neurotóxicos de la familia de los neonicotinoides clotianidina, tiametoxam e imidacloprid como plaguicidas, muy utilizados en cultivos como el girasol, la colza, el algodón y el maíz.

Los principales aspectos de la propuesta, que será revisada en dos años o antes si existe nueva información científica disponible, serían:

  • Restringir el uso de de clotianidina, tiametoxam e imidacloprid para el tratamiento de semillas, aplicación en suelo (gránulos) y tratamiento foliar de plantas y cereales atractivas para las abejas.
  • Los restantes usos autorizados sólo seran permitidos para profesionales.
  • Las excepciones se limitaran a la posibilidad de tratar cultivos atractivos para las abejas en invernaderos, o en campos al aire libre sólo después de la floración.
abeja-nicotinoides
Imagen: Flickr

Según publica Europa press, la medida podría afectar a un tercio de las semillas preparadas en la UE. España es uno de los principales productores, por lo que inicialmente pidió aplazar cualquier decisión hasta tener más datos científicos concluyentes, aunque finalmente se pronunció a favor en una primera votación celebrada en marzo.

El voto en contra de ocho países, entre ellos Reino Unido e Italia, y la abstención de otros cuatro ha impedido la aprobación automática de las medidas, pero no supone una fuerza de bloqueo, por lo que Bruselas seguirá adelante con la tramitación de las medidas.

Las restricciones aprobadas se aplicarían a partir del próximo 1 de diciembre para cumplir con los plazos legales y para dar a los agricultores tiempo para ajustarse a la nueva norma.

La medida adoptada ha sido recibida de forma muy dispar entre sectores

La organización ecologista Greenpeace ha instado al Comisario de Salud y Consumo, Tonio Borg, ha implantar de manera “inmediata” el veto de dos años a los neonicotinoides. Los ecologistas extienden sus alertas a otros pesticidas y destacan que países como Italia, Francia, Alemana y Eslovenia ya ponen en práctica restricciones parciales al uso de neonicotinoides “sin un impacto negativo significativo en la producción agrícola”.

Por su parte la Asociación de Empresas de la Industria Fitosanitaria (AEPLA) considera “desproporcionada” la medida por no tener base científica que lo justifique y ha asegurado que algunos estudios señalan que el uso de los neonicotinoides no son la causa principal de la disminución de colmenas en la Unión Europea, sino que figura como la séptima causa.

El presidente de AEPLA, Carlos Palomar, ha subrayado que si se quiere proteger a las abejas y otros polinizadores se debería abordar “de forma global” su salud y atendiendo, sobre todo a los primeros factores, que son las enfermedades y parásitos. A su juicio, se debería hacer un muestreo lo suficientemente amplio y potente para que, en estos dos años, se pueda discernir los efectos reales de los neonicotinoides sobre las colmenas en vez de prohibirlos. Palomar estima que la prohibición supondrá unos 127 millones de pérdidas en las cosechas al no poder usar semillas tratadas, sobre todo en maíz y girasol.

Finalmente, la organización profesional agraria UPA-UCE Extremadura y la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos en Andalucía (COAG-A)  han recalcado su apoyo a esta prohibición por el perjuicio que estos productos suponían para la población apícola.

UPA-UCE Extremadura ha puesto de manifiesto que España ostenta el mayor número de colmenas en la Unión Europea y es líder en producción de miel. La organización afirma que el sector apícola está sufriendo de manera dramática desde hace años un aumento de la mortalidad de las abejas, que genera graves pérdidas económicas y una considerable amenaza para la biodiversidad, ya que el 84% de los cultivos y el 80% de las plantas silvestres dependen de la polinización animal, a la que contribuyen de manera esencial las abejas.

En Extremadura, de 2004 a 2006 se realizaron distintos estudios en los que ya se apuntaba que las explotaciones apícolas cercanas a cultivos de maíz, girasol y algodón tenían una mortalidad superior a las que se encontraban más alejadas de estos cultivos.

La suspensión, que entrará en vigor a partir del 1 de diciembre de este año, permitirá comprobar si realmente estos productos suponen un perjuicio para las abejas.

 

Fuente: Europapress

 

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone
x Shield Logo
Este sitio es protegido por
The Shield →